Puertas acorazadas de Grado 3 de resistencia

Puertas acorazadas de Grado 3 de resistencia

En este caso la seguridad de nuestra puerta acorazada ya empieza a incomodar algo más a los que deseen burla la seguridad de ésta. Una ladrón para este grado de resistencia de puertas acorazadas ya necesitaría usar herramientas de un calibre mayor (barras de uña, macetas, taladros metálicos,…) y el tiempo que necesitará será de entre 5 y 20 minutos.

Aquí un ladrón está dispuesto a asumir un riesgo un poco mayor que en los otros dos grados anteriores de resistencia de puertas acorazadas aunque sin llegar a querer asumir un riesgo alto. Podemos determinar como un riesgo medio pues el botín sigue sin ser conocido el botín que pueden obtener.